Páginas

miércoles, 5 de marzo de 2014

Ojalá fuese así [Juan José García Criado]


_______________________________

Título original: Ojalá Fuese Así
Saga: Autoconclusivo
Autor: Juan José García Criado
Editorial: Ediciones Primeras
Fecha de publicación: diciembre 2012
ISBN: 978-84-6159-331-6
Número de páginas: 168
________________________________


Sinopsis:
La vida parece comenzar de nuevo para mí, un niño de siete años de edad que, por una decisión que toman mis padres, tengo que vivir lejos del lugar en que nací.

En mi nuevo destino, me encuentro con amigos distintos, profesores distintos y unas costumbres diferentes, pero solo en apariencia. Acepto la decisión que tomaron mis padres y sé que la distancia que hay entre nosotros no impide que haya cercanía y atención hacia mí. Mis padres tienen su vida y mi vida continúa, con mi inocencia y mi ilusión.

Conozco a Minerva, la princesa de los ojos del mar Caribe. Ella también está inmersa en el proceso de separación de sus padres y ni ella ni su madre lo aceptan, por lo que la niña se propone evitarlo sin pararse a pensar si el producto de sus acciones no será más perjudicial para todos.

También está Pablito, que de repente se ve abocado a un traumático cambio de vida por la sorpresiva y violenta separación de sus padres.

Tres separaciones, tres hijos por medio, y ninguna igual. ¿Cómo resolver cada situación, cómo hacer para que los hijos no resulten perjudicados por las decisiones que toman sus padres?

Finalmente, es la ilusión la que ayudará a la princesa de los ojos del mar Caribe a entender que sus padres tomen la misma decisión que tomaron los míos. Los dos acabaremos así comprendiendo que el amor, cuando nace en dos corazones al mismo tiempo, acompasando los latidos a la par, está por encima de todas las decisiones y es el motor que mueve el mundo y la matriz del respeto que ojalá lo gobernase.

Mi Opinión:
Un niño de siete años nos cuenta su experiencia tras la separación de sus padres. Ha habido grandes cambios en su vida ya que ha tenido que mudarse a México y cambiar totalmente de ambiente pero se ha adaptado con facilidad. Ahora es consciente de que, aunque no tiene a su padre cerca físicamente, puede contar con él para lo que necesite, aunque la distancia a veces es un poco dura.
Una niña nueva llega al colegio y a nuestro protagonista le parece una princesa, pero resulta ser una chica problemática de la que le cuesta hacerse amigo.
También está Pablito, el niño que se sienta junto al protagonista y que pasará por una experiencia traumática debido a la repentina separación de sus padres.

La historia está narrada en primera persona y en presente por el protagonista que es un niño de siete años y del que, si no se me ha pasado a mí, en ningún momento llegamos a conocer el nombre. El lenguaje que utiliza se corresponde perfectamente a su edad y es algo a destacar, puesto que el autor es capaz de meterse perfectamente en su piel. A través de sus palabras iremos conociendo la historia y a los diferentes personajes que forman parte de ella. Este protagonista, a veces, se va a dirigir al lector, haciéndolo partícipe de la lectura y, es en esos momentos donde da apariencia de hablar con mayor madurez.

El libro se divide en 17 capítulos de extensión corta, numerados y titulados, que, además, son correlativos en el tiempo. 

El ritmo de lectura es muy ágil porque la prosa que utiliza el autor es sencilla y cercana y, la novela, siempre te incita a seguir leyendo para saber que va a suceder a continuación.

Los personajes se nos presentan desde el punto de vista del protagonista, que nos los describe tal y como los ve un niño de siete años y, aun así, aparecen muy bien definidos, resultan cercanos y creíbles.
A continuación hablo un poco de los principales:
- “yo”: El narrador de la historia, a sus siete años, es un chico bastante maduro que comprende perfectamente la separación de sus padres y es consciente de que, aunque ya no estén juntos, lo siguen queriendo como antes. Él da una imagen de estabilidad, quiere hacer las cosas bien y se siente amado por las personas que lo rodean.
- Minerva: Es la niña que llega nueva a la escuela y, desde el primer día empieza a crear problemas. Es una niña extremadamente inteligente, pero usa esa inteligencia para planear sus fechorías. El protagonista no comprende en un principio porque la niña se niega a ser su amiga. Todo el problema con su comportamiento viene de sus sentimientos ante la inminente separación de sus padres, que ella intenta impedir a toda costa.
- Pablito: Es el niño que se sienta junto a nuestro protagonista. Viven cerca y, a veces, uno va a casa del otro. Pablito tiene un carácter desordenado y amigable, no parece preocuparse mucho de las cosas y, sin embargo, la separación de sus padres será muy traumática y repentina, lo que le ocasionará un gran sufrimiento.
Evidentemente, hay personajes con mucha presencia en la novela, como los padres de los chicos pero el protagonista sólo profundiza en sus padres y en los de Minerva, ya que, entre ambas madres, se establece una relación muy cercana. No sabemos tanto de los padres de Pablito, simplemente lo que el niño cuenta.
Otro personaje importante es la maestra Guadalupe, que es testigo de todo lo que va sucediendo a los niños y está muy presente a lo largo del relato. El protagonista también nos habla de dos compañeros: Marina, la chica más lista de la clase y que piensa que será presidenta en el futuro y Lucas, un chico tonto e inocentón al que Minerva convierte en su esclavo.
Otro referente para el niño son su abuelo y Gabriela, su mujer, que se llevan muy bien entre ellos y él considera que ella es muy buena, a pesar de no ser su abuela.

El final del libro es relativamente cerrado en el sentido de que nos da una conclusión y un mensaje pero, evidentemente, la vida de los personajes sigue y no se sabe lo que pueda pasar.

Cuando leí una reseña de este libro me llamó mucho la atención por la temática y lo comenté. Tuve la suerte de que el autor contactase conmigo y me diera la oportunidad de leer su obra. Me devoré el libro en un par de horas y quedé totalmente fascinada; me encantó y me llenó de sentimientos positivos. Es cierto que hay momentos a lo largo de la obra que son tristes, traumáticos para los niños que son víctimas en la separación de sus padres, pero el mensaje de que se puede hablar con ellos, tratar de hacerles comprender las razones para no estar juntos, de que aún se les ama igual, y de no hacerles daño en el proceso de separación, por mucho rencor que haya entre las partes, queda patente.

Pienso que el autor nos inspira a pensar que, a pesar de todo, lo que prima es el amor y siempre debe estar presente. El niño es importante y es persona, es capaz de entender, aunque las cosas no sucedan como él quiere y también de adaptarse a las circunstancias. Somos nosotros los responsables de no descargar nuestras frustraciones sobre ellos, de no utilizarlos.

Leo muy pocas novelas realistas pero ésta realmente me ha llegado. Además, que esté narrada por el niño, con esa mezcla de inocencia y de reconocimiento, me parece precioso.

Si os interesa le temática de la novela, sin duda os la recomendaría y no os preocupéis porque el tema que trata sea duro, sin duda, os va a sacar más de una sonrisa.

Muchas gracias al autor.

11 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho la reseña y lo que cuentas de él, así que me lo apunto. De todas formas no es un libro que me apetezca ahora mismo, así que lo dejaré para más adelante ;)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. No conocía esta novela y tiene muy buena pinta. Creo que me podría gustar.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  3. Yo también lo he leído y la verdad es que me ha gustado mucho. ¡Un besote! :)

    ResponderEliminar
  4. Este librito no me llama especialmente, pinta interesante pero no creo que sea para mí!

    Besos =)

    ResponderEliminar
  5. Este libro me llama muchísimo la atención, además me ha gustado muchísimo, así que espero poder leerlo pronto!!

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  6. No conocía este libro pero a mí las historias que están narradas por niños me suelen gustar mucho así que esta me la anoto
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Cuando veo reseñas hechas así, contando la impresión que ha causado, buena o mala (en este caso me alegro mucho que el tiempo que has regalado al texto te haya devuelto sensaciones bonitas) el texto, uno quedo apresado por una sensación de gratitud que es complicado de explicar con el lenguaje.

    Como te dije cuando te lo propuse a raíz de un comentario que vi en otro blog amigo, a estas alturas de la vida sólo buscas que la gente sepa que el texto existe y que puede que merezca pasar un rato con su compañia. Y a un autor, ver y apreciar que la gente ha regalado su tiempo, aunque la crítica sea negativa, le causa una sensación de que el tiempo que se tardó en escribir la historia, ha merecido la pena y mucho.

    Tras la últimas reseñas que voy leyendo de las personas que han tenido la amabilidad de aceptar mi propuesta y de aguantar el coñazo de intercambios de mails, direcciones, etc., más ha crecido mi seguridad de que un texto es tan bueno o tan malo como la persona que lo lee quiere que sea. Me fascina y me alegra recibir tantas impresiones diferentes, porque eso significa que cada quien se apropia de la historia y lo ve con ojos diferentes. Las menciones a las cosas que agradan menos de las lecturas, me ayudan a corregir estilo, pero aprecio que la esencia, está dejando sensaciones positivas, que a fin de cuentas, es el motor que mueve esta historia. Un intento de protección a la infancia que tanto sufrió en aquel lejano 2008 con capítulos de vergüenza profunda por la conducta de seres que se han llamar así mismos, maduros y demuestran menos luces que una feria en medio de un desierto. Y guste más, guste menos, ese mensaje se capta, porque las conclusiones que leo y que tan amablemente me regaláis.

    Decir "gracias" es decir muy poco, MyuMyu, me ha gustado especialmente tu conclusión, porque he defendido a lo largo de mi vida que si no eres capaz de amar , si sólo tienes rencor, si llegar a casa es una pesadilla y lo haces sólo por ver unas mejillas sonrosadas que te tiende sus manitas y que llena todo el universo, pero que sin embargo, no recibes ni eres capaz de emitir un "buenas noches, ¿qué tal ha ido el día?" sencillamente porque no sale de dentro, si se dan todas esas circunstancias, no serás capaz de vivir en equilibrio y por tanto, no serás capaz de transmitirlo. Cada quien por su lado, pero sin olvidar que un día, lo que se sintió dio un fruto y ese fruto es responsabilidad tuya guiarlo y darle unas nociones para prepararlo para que haga su camino en libertad en su independencia. Y yo quiero creer que esto aún es posible aunque lo que un día ardiera, hoy ya no sean ni las cenizas de un incendio apagado. Pero también he visto demasiadas conductas que se empeñan en afirmar lo contrario: "Tu padre/madre es el culpable de mi fracaso y yo voy a hacerle todo el daño que pueda y como él/ella arde en deseos de verte, lo prohibiré y envenenaré la mente de lo que más ama para que se quede solo/sola" Aunque parezca cosa de trogloditas, yo he presenciado conductas así y no sólo una, que es lo más triste.

    Mil gracias de nuevo por regalarme este texto tan bonito. Que tengas un maravilloso fin de semana que comienza ya mismo, lleno de sueños cumplidos y cosas bonitas pintadas en tu cielo.

    ResponderEliminar
  8. Coincidimos en este novela, yo también tuve la oportunidad de leerla gracias a su autor y la disfruté mucho porque no soy de leer mucha novela realista.

    Un besiño

    ResponderEliminar
  9. Bueno, ya sabes que no suelo leer este tipo de libros y menos ahora, así que a ver si se me pasa esta etapa!
    Besos cielo :)

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tomarte las molestias de dejar un comentario! Siempre estoy interesada en conocer tu opinión :)